Kim Jong Un tacho a Estados Unidos de “mala fe” ante Vladimir Putin.

El mandatario de Corea del Norte, Kim Jong Un, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, los  Estados Unidos actuaron de “mala fe” en la cumbre de Hanoi, la información de los medios de comunicación de Corea del Norte.

El reporte en la agencia estatal de noticias norcoreana KCNA fue publicado el último día de la visita de Kim a la ciudad rusa de Vladivostok en el este de Rusia. Kim y Putin se congregaron allí por primera vez el jueves, y pasaron cerca de tres horas y media juntos. El líder norcoreano dejó Vladivostok el viernes por la tarde a bordo de su tren blindado.

La KCNA comento que Kim les ha dicho a sus anfitriones rusos que “la paz y la seguridad en la península de Corea dependerán totalmente de la actitud futura de Estados Unidos, y el RPDC se protegerá de todas las situaciones posibles”.

La segunda reunión del presidente Donald Trump con Kim en Hanoi en febrero acabó antes de lo esperado y sin un acuerdo. Trump y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, indicaron que las dos partes no podían llegar a un común acuerdo sobre la cantidad de sanciones para cambiar las medidas concretas de Corea del Norte para eliminar su programa de armas nucleares.

El precidente Trump indicó que ambas partes dejaron las cosas en buenos términos, los funcionarios norcoreanos han acusado a Estados Unidos de arruinar las conversaciones.

Diplomáticos de Pyongyang usaron un lenguaje equivalente al de Kim para describir las demandas de Estados Unidos en la cumbre de Hanoi.

Choe Son Hui, quien es el  primer viceministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, comento a los reporteros en marzo que el país “no tiene intención de ceder ante las demandas de Estados Unidos (presentadas en la cumbre de Hanoi) de ninguna forma, ni estamos dispuestos a participar en negociaciones de este tipo”.

Putin y Kim no firmaron ningún documento o acuerdo después de sus reuniones, lo cual tampoco se esperaba que lo hicieran. La cumbre, por el contrario, estaba cargada de ostentosos simbolismos y comentarios de gran amplitud sobre la amistad mutua. Kim llamó a la relación “un tesoro precioso de la gente de nuestras dos naciones que es una amalgama de la meta mutua y el interés basado en la tradición histórica”.

Se comenta que la reunión pudo haber sido un intento del líder ruso de reinsertar a Moscú en uno de los conflictos regionales más importantes después de meses de estar al margen, mientras China, Corea del Sur y Estados Unidos iniciaron conversaciones diplomáticas con Corea del Norte.

También se dice que Pyongyang pudo haber estado adquiriendo ofertas, buscando disminuir su dependencia económica en Beijing y protegerse contra la posibilidad de que los diálogos con Washington fracasen.

“El viaje se trata más de incitar a otros interlocutores a renovar las conversaciones / concesiones”, expreso Robert Kelly, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Nacional de Pusan en Corea del Sur.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *